Bienvenido
Bienvenido
Partido GEN Provincia de Santa Fe
Partido GEN Santa Fe
OPINIÓN
Lunes 28 de septiembre del 2015

¿Estamos en un mismo lodo, todos manoseados?

Artículo de opinión sobre los avances del discurso de la antipolítica.


No nos puede sorprender la violencia en la que estamos viviendo. El tejido social de nuestro país viene de sufrir constantes embates, tanto de fuerzas internas que buscan solo sus privilegios como de fuerzas externas que solo nos quieren para lo que necesitan de nosotros, commodities.

El desarrollo de una sociedad mejor, más igualitaria y decente depende de esa mirada en común, la cual no estamos compartiendo, siquiera consensuando.

Un sistema que privilegia el sálvense quién pueda, y la competencia irrestricta en todos los ámbitos posibles de la vida social, llevan a un estado de emergencia, un estado de naturaleza salvaje. La vida pasó a ser un bien de uso.

Varios sectores, los que disputan un espacio vital tan preciado como nuestro país, nos quieren hacer creer que solo se puede vivir con una grieta debajo de nuestros pies. Que no podamos hablar de política en un asado, durante el mate, durante un encuentro de amigos jugando a la play, en la pelu, en el club, en la vecinal, en la cooperativa escolar; no se puede hablar de “eso”. Sin embargo “eso”, la política, es y debe ser el diálogo entre ciudadanos que buscan el bien común, es y debe ser la trascendencia a estas fracturas, es y debe ser la amalgama de todo el entramado que nos constituye como Nación.

En este contexto se va instalando el discurso de la anti política, que solo es funcional para todos aquellos que quieren tomar las decisiones por nosotros. Los que quieren representantes de rodillas, sin posibilidad de poder tomar decisiones con la libertad y autoridad necesarias.

¿Y entonces que hacemos ante esta situación?

Entonces nos juntamos, nos sumamos a la acción, entonces rompemos con la apatía: salimos a la calle, a modificar nuestras prácticas cotidianas, mejorar nuestras buenas viejas costumbres, y participar más que nunca. La cultura como un todo que envuelve nuestra vida social y política debe mejorar, no es algo dado, no es algo que inmodificable, la hacemos entre todos.

Levantemos nuestras voces, sin gritar. Marcando un camino que está más allá de las grietas que construyen todos aquellos que tienen intereses sectoriales, que solo quieren continuar siendo de algún modo privilegiados.

La igualdad y la decencia se construyen día a día. No son valores universales en este momento. Incluso, llegan a ser solo palabras vacías para muchos. Hay que darle volumen, hay que darle valor, contenido, en todos aquellos espacios en donde la grieta quiere romper la paz y la armonía básica para poder convivir.

La vida política que vivimos hoy es producto de otros momentos históricos, y los valores a los que se quiso dar contenido fueron la libertad, la igualdad y la fraternidad. En ese momento histórico esos valores se construyeron mediante la fuerza. Hoy podemos aprender del pasado, porque somos seres racionales podemos entender que el diálogo y la búsqueda de consensos nos permitirán reconstruir un tejido social superador, distinto, más inclusivo. En paz, sin ajustes ni grietas.

El progresismo como espacio y herramienta para vivir en la igualdad, en la decencia y en fraternidad. El progresismo como instrumento de trascendencia a las polarizaciones propuestas por las corporaciones. El progresismo para transitar un camino de pluralismo, derechos y responsabilidad.





Video del 21 Aniversario del asesinato de Regino Maders